Un monumento contra la censura - El Partenón de los libros de Marta Minujin.

Arquitectura 24 de enero de 2021 Por Lorena Rodriguez - Arq.
"Al colocar material censurado en una réplica del Partenón que simboliza la democracia, la artista argentina nos pide que reflexionemos sobre cómo influye la política en el pensamiento"

minujin__2


La censura, la persecución de escritores y la prohibición de sus textos motivados por intereses políticos y el deseo de influir en nuestros pensamientos, nuestras ideas e, incluso, nuestros propios cuerpos, se materializan como urgentes reclamos en El Partenon de los Libros, la colosal obra que ha erigido la artista argentina Marta Minujín (1943) en la Documenta 14 de Kassel, en Alemania.

La obra, de 70 metros de largo por 30 de ancho y 20 de alto, es una réplica a escala real del templo de la Acrópolis de Atenas, símbolo de los ideales estéticos y políticos de la primera democracia del mundo. Minujín traslada este significado hacia un monumento contra la censura, la represión y la persecución de autores al incorporar en su arquitectura unos 100.000 libros prohibidos provenientes de todo el mundo.


Marta-Minujin_4_Partenon_libros_arquitectura_nazismo_censura_instalacion


Estos libros fueron atados a la estructura metálica del Partenón con envoltorios de plástico para su protección, que al mismo tiempo, permiten que la luz natural penetre el edificio.

Según la artista, la forma del Partenón fue escogida porque simboliza "los ideales estéticos y políticos de la primera democracia del mundo". Su significado se extiende también al lugar, pues se trata del Friedrichsplatz, donde 200 libros fueron quemados en 1933 durante la campaña liderada por jóvenes universitarios hitleristas llamada "Acción contra el espíritu anti alemán".

Esta intervención es la segunda versión de una instalación titulada El Partenón de libros, levantada en Argentina en 1983 después de la caída de la dictadura cívico-militar del autodenominado "Proceso de Reorganización Nacional". La instalación pretendía celebrar la nueva libertad intelectual y democrática presentando los mismos libros que habían sido prohibidos por la dictadura.


Marta-Minujin_3_Partenon_libros_arquitectura_nazismo_censura_instalacion


El Partenón de los Libros se erige -con pertinencia- en la Friedrichsplatz de Kassel, el lugar donde los nazis quemaron unos dos mil libros durante la llamada «Aktion plus an den undeutschen Geist» (“Campaña en contra del espíritu no-germano”), en 1933.

Un sitio con mucha historia, pues fue allí donde también el Fridericianum -que todavía estaba siendo utilizado como biblioteca hacia 1941- ardió en llamas durante un ataque de bombardeo aliado, lo que resultó en la pérdida de otros 350.000 libros.


marta_minujin_20212401Para realizar esta obra, Minujín y el equipo de Documenta 14, en colaboración con el Frankfurter Buchmesse, han estado por meses recolectando libros que han sido republicados tras haber sido prohibidos por años, así como otros que se distribuyen legalmente en algunos países, pero en otros no. Por ejemplo -cuenta Minujín en una entrevista con la agencia de noticias alemana DPA-, “Alicia en el país de las maravillas fue prohibido en China en la época de Mao porque los animales parecían inteligentes al lado de un humano, y eso no podía ser. Caperucita Roja fue prohibido en España por los falangistas y le tiñeron el vestido de azul”.


La mayoría de los libros provienen de donaciones -a través de una convocatoria abierta- en Alemania, mientras que unos seis mil fueron enviados a Kassel desde Argentina. El sitio web de Documenta 14 pone a la disposición la creciente lista de libros prohibidos que componen esta imponente construcción. los libros fueron entregados como donaciones por ciudadanos de Argentina, Estados Unidos, Francia, Alemania, Reino Unido y España.

F/ AD Editorial Team

logo Lorena



Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete a nuestras novedades

Te puede interesar