Rusia asegura que el tope al precio de su petróleo no afectará sus operaciones en Ucrania

Actualidad - Internacional 05 de diciembre de 2022 Por CdA Digital
tenques_rusos_petroleo22
AFP / YEVHEN TITOV

El tope al precio del petróleo ruso que han comenzado a aplicar las potencias occidentales no tendrá impacto en la ofensiva rusa en Ucrania, aseguró hoy el vocero del presidente Vladimir Putin.

"La economía de la Federación Rusia tiene todas las capacidades necesarias para responder por completo a las necesidades y requerimientos de la operación militar especial", dijo a periodistas el vocero del Kremlin, Dmitri Peskov.

"Estas medidas no tendrán impacto" en la ofensiva en Ucrania, agregó, informó la agencia de noticias AFP.

El portavoz aludió así al tope que la Unión Europea (UE), los países del G7 y Australia adoptaron contra el petróleo ruso para perjudicar económicamente a Moscú.

El mecanismo adoptado, que prevé que sólo se pueda entregar el petróleo ruso vendido a un precio igual o inferior a 60 dólares el barril, generó interrogantes sobre cómo afectará los precios del mercado.

El precio del barril de crudo de los Urales está cotizando actualmente en torno a 65 dólares, ligeramente por encima del tope adoptado, que debe entrar en vigor a partir de hoy.

La sanción tiene por objetivo privar a Moscú de una parte de los voluminosos ingresos que obtiene de la venta de sus hidrocarburos, y disminuir su capacidad de financiación del esfuerzo de guerra en Ucrania.

Peskov advirtió que estas medidas podrían tener "un impacto en la estabilidad del mercado mundial de la energía", y consideró que son "un paso hacia su desestabilización".

Según dijo también, Moscú ya está "preparando" represalias por este tope al precio de su petróleo.

La activación del tope coincide con la entrada en vigor del embargo de la UE a la importación de petróleo ruso por vía marítima.

El Kremlin avisó que no entregará más petróleo a los países que adopten el mecanismo del tope de precios, una posición que ayer reiteró el viceprimer ministro encargado de Energía, Alexander Novak.

Novak, citado por las agencias rusas, afirmó que su país está trabajando en "mecanismos" para "prohibir el uso" de la herramienta de limitación del precio.

"Una injerencia semejante sólo puede provocar una mayor desestabilización del mercado, y una penuria de recursos energéticos", argumentó el dirigente.

El fin de semana, el Gobierno ucraniano del presidente Volodimir Zelensky exigió que el precio máximo fuera de 30 dólares por barril, por estimar que, a 60 dólares, Rusia igual tendrá ganancias anuales de 100.000 millones de dólares, plata que usará para financiar su invasión de Ucrania.

Rusia, el segundo mayor productor de petróleo del mundo, depende de las ventas de petróleo y gas para sostener su economía, que ya se encuentra bajo estrés por las sanciones de los aliados occidentales de Ucrania que buscan asfixiar su economía en castigo por la invasión iniciada el pasado 24 de febrero. (F/AT)


Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete a nuestras novedades

Te puede interesar