Nicaragua | Diócesis de Nicaragua denunció que la Policía ingresó a su sede y se llevó a obispo opositor

Actualidad - Internacional 19 de agosto de 2022 Por CdA Digital

diocesis_de_nicaragua_detienen_a_obispo


La Diócesis del municipio nicaragüense de Matagalpa denunció hoy que la Policía ingresó en su sede y se llevó al obispo Rolando Álvarez, quien se encontraba retenido allí hace más de dos semanas, acusado por el Gobierno de Nicaragua de organizar "grupos violentos".

Durante la madrugada, la "Policía del régimen de Daniel Ortega allanó la curia episcopal de la Diócesis de Matagalpa donde desde hace 16 días se encontraba en casa por cárcel (arresto domiciliario) el obispo, monseñor Rolando Álvarez, junto a cinco sacerdotes y tres laicos", reportaron en redes sociales medios de la iglesia católica.

Extraoficialmente, se informó que Álvarez fue sacado por agentes sin conocerse hasta el momento su paradero, consignó el diario nicaragüense La Prensa.

Fuentes ligadas a la iglesia informaron a este medio, bajo condición de anonimato, que tras el asalto a la curia episcopal, que habría ocurrido alrededor de las tres de la mañana, la policía se llevó a todas las personas que se encontraban allí.

Además de monseñor Álvarez, se encontraban en el lugar los sacerdotes José Luis Díaz y Sadiel Eugarrios, primer y segundo vicario de la catedral San Pedro, respectivamente.

También Óscar Escoto, párroco de la iglesia Santa María de Guadalupe; Ramiro Tijerino, rector de la Universidad Juan Pablo II y encargado de la parroquia San Juan Bautista, quien padece de diabetes, y el padre Raúl González.

Álvarez, obispo de Diócesis de Matagalpa, norte del país, estaba retenido en su curia junto a una decena de personas desde el pasado 4 de agosto. 

La reclusión del obispo ocurrió días después de que denunciara el cierre por parte de las autoridades de cinco emisoras católicas y reclamó respeto a la "libertad" religiosa al gobierno de Ortega.

La policía anunció que la Diócesis de Matagalpa es investigada por intentar "organizar grupos violentos" e incitar al "odio" para "desestabilizar al Estado de Nicaragua".

"Nosotros estamos en las manos de Dios", expresó el prelado ayer, en un mensaje de agradecimiento por las muestras de solidaridad desde variados sectores ciudadanos, en medio de crecientes tensiones entre el clero y el Gobierno de Ortega, un exguerrillero de 76 años que se mantiene en el poder desde el 2007, amparado en tres reelecciones sucesivas.

La última fue en noviembre del 2021, con sus opositores presos o exiliados y en medio de cuestionamientos internacionales.

El presidente acusa a los obispos de "golpistas" por apoyar las protestas opositoras que pidieron su dimisión en 2018.

En medio de la crisis, la Iglesia intentó en 2018 y 2019 mediar un diálogo entre el Gobierno y la oposición.

Ortega reprochó a los prelados haber recepcionado una propuesta opositora que buscaba resolver la crisis adelantando los comicios del 2021 para recortar su período presidencial.

Desde entonces, las relaciones fueron de mal en peor: este año hubo cierre de medios católicos, entre ellos el canal de la Conferencia Episcopal, y la reciente detención del sacerdote Oscar Benavidez, sin que se conozcan las razones.

También se ilegalizó a la Asociación Misioneras de la Caridad, de la orden de la madre Teresa de Calcuta, que abandonó el país en julio.

En marzo ya había sido expulsado al nuncio apostólico, Waldemar Sommertag, quien participó en 2019 en las negociaciones entre Gobierno y la oposición. (F/AT)


Te puede interesar