James Caan | A los 82 años falleció James Caan, quien supo ser en la pantalla el primogénito de Vito Corleone

Cultura - Espectáculo 07 de julio de 2022 Por CdA Digital

A los 82 años falleció James Caan


El actor James Caan, recordado por sus memorables papeles en los filmes “El padrino”, “Rollerball” y “Aristócratas del crimen”, entre otros trabajos en cine y TV, falleció en Los Ángeles este miércoles a los 82 años, según publicó su familia en la cuenta oficial de Twitter del actor, aunque no se revelaron las causas de su deceso.

Antes de su consagración en “El Padrino” (1972), de Francis Ford Coppola, con la que obtuvo una nominación a los Oscar como actor secundario que no llegó a plasmarse, Caan tuvo participaciones en filmes de Billy Wilder (“Irma la dulce”, 1963), dos de Howard Hawks (“Línea roja 700” y “El Dorado”, en 1965 y 1966), “Perdida en la ciudad” (1971), de Herbert Ross, y “La muerte toca a la puerta” (1967), del entonces muy encomiado Curtis Harrington.

En la consagratoria “El Padrino” fue Sonny, primer hijo de don Vito Corleone, duro, valiente y mujeriego, con pretensiones de transformarse en líder familiar ya que a temprana edad vio cómo su padre asesinaba a un hombre y se deshacía de la pistola, hasta que el destino le torcía el camino soñado.

Nacido en Nueva York el 26 de marzo de 1940, Caan fue actor en escenarios de Broadway e incursionó en TV en la década de 1960 con las series “Los Intocables”, “El círculo de la noche” (The Alfred Hitchcock HourÖª) “¡Combate!”, “Ben Casey”, “Dr. Kildare y “Ruta 66”, entre otras a las que aportó su naturalidad y apostura.

Su figura se hizo tan popular y carismática que le permitió acceder a otros destacados personajes protagónicos en comedias, dramas o aventuras en las que tuvo buen lucimiento como “Permiso de amor hasta medianoche” (1973), de Mark Rydell; en “El Padrino 2ª Parte” (1974) su personaje “desaparece” por decisión familiar y Sonny Corleone ni siquiera es nombrado en la tercera de la serie.

En “Funny Lady” (1974), de Ross, superó con holgura a su competidor Omar Shariff como pareja de Barbra Streisand; ese mismo año se lució en “El jugador”, de Karel Reisz, en tanto en “Rollerball” (1975), de Norman Jewison, fue un jugador estrella en aquel despiadado deporte del futuro, tras lo que formó parte de “Aristócratas del crimen” (1975), del especialista en violencia coreográfica Sam Peckinpah.

Dentro de la comedia fue uno de los intérpretes mudos de “La última locura de Mel Brooks” y formó un trío muy festejado en “La banda de la mala pata”, de Mark Rydell, junto a Elliott Gould y Michael Caine, hasta que el británico Richard Attenborough lo convocó para “Un puente demasiado lejos”, junto a un elenco multitudinario. Las tres películas datan de 1976.


A los 82 años falleció James Caan22


Le tocó ser romántico en “Otro hombre, otra mujer” (1977), junto a Genevieve Bujold, con la que el francés Claude Lelouch intentó sacudir la memoria colectiva sobre un título suyo anterior, y combinó romance con aventura en “Llega un jinete” (1978), de Alan Pakula, donde tenía amores con Jane Fonda y rispideces con Jason Robards.

En 1979 fue llamado por Steven Spielberg para su desabrida “1941” y recayó en el romance, esta vez con Marsha Mason -en la vida real esposa del comediógrafo Neil Simon- en “Capítulo dos” (1980), de Robert Moore, y ese mismo año se dirigió a sí mismo en “Por justicia propia”, antes de proseguir con “Mi profesión: ladrón” (1981), de Michael Mann, y volver a las manos de Lelouch para la edulcorada “Los unos y los otros”, que quedará en la historia del cine por la intervención balletística del argentino Jorge Donn.

Con su mezcla de galán, pícaro, violento, el intérprete trabajó además para Robert Mulligan -“Mi adorable fantasma” (1982)-, Coppola -“Jardines de piedra” (1987)-, Warren Beatty -“Dick Tracy” (1990)-, Rob Reiner -“Misery” (1990), Andrew Bergman -“Una novia de dos novios” (1993)-, el entonces promisorio Wes Anderson –“Buscando el crimen” (1996)– y Bob Rafelson, en “Crimen perfecto” (1998).

Otras películas, en las que ya no era protagonista, fueron “Mickey Ojos Azules” (1999), junto a Hugh Grant, “In the Shadows” (2001), con Matthew Modine, “Dogville” (2003, en Dinamarca), de Lars von Trier y con Nicole Kidman, y “Súper Agente 86” (2008), como segundo de Steve Carell, quien intentaba emular al insuperable Don Adams.

Si bien tiene algunos títulos que aún no salieron al mercado -el último fue “Queen Bees” (2021), junto a Ellen Burstyn-, James Edmund Caan, nacido en el Bronx e hijo de judíos emigrados de Alemania, no fue una gran estrella internacional, pero sí un muy buen intérprete que en su momento supo ganar al público.

Estuvo casado con Dee Jay Mattis (1960-1966), Sheila Ryan (1976-1977), Ingrid Hajek (1990-1995) y Linda Stokes (1995-2005) y fue padre de cinco hijos. (F/AT)


Te puede interesar

Newsletter

Suscríbete a nuestras novedades

Te puede interesar