Crímenes de guerra | Piden prisión perpetua para el primer soldado ruso juzgado en Ucrania por crímenes de guerra


vadim_shishimarin_el_primer_soldado_ruso_juzgado_en_kiev
Foto: AFP

La Fiscalía ucraniana pidió hoy la pena de prisión perpetua para Vadim Shishimarin, el primer soldado ruso juzgado por crímenes de guerra, que pidió "perdón" ante un tribunal de Kiev, al detallar cómo mató a un civil al inicio de la invasión iniciada el 24 de febrero pasado, mientras el presidente Volodimir Zelenski celebró el proceso.

En el segundo día del juicio, la fiscal pidió al tribunal pronunciar "una pena de privación de libertad de por vida" para Shishimarin, de 21 años.

"El primer proceso en Ucrania contra un criminal de guerra ruso ya comenzó. Y concluirá con el pleno restablecimiento de la justicia en el ámbito del tribunal internacional. Estoy seguro de ello”, escribió Zelenski en un mensaje en video en su canal de la red Telegram.

Se declaró además seguro de que su país encontrará y entregará “a la justicia a todos aquellos que dieron y ejecutaron órdenes criminales".

Mientras, el sargento ruso juzgado admitió haber matado el 28 de febrero a un hombre de 62 años. Dirigiéndose a su esposa, dijo: "Sé que no podrá perdonarme, pero de todos modos pido perdón".

El militar se enfrenta a una posible cadena perpetua por cargos de crímenes de guerra y asesinato premeditado, puntualizó la agencia de noticias AFP.

Shishimarin declaró ante el tribunal que disparó al hombre cuando él y varios otros soldados rusos se retiraban e intentaban reunirse con sus unidades en Rusia.

Los soldados encontraron un automóvil civil, un Volkswagen, que secuestraron.

"Queríamos llegar adonde estaba nuestro Ejército y volver a Rusia", explicó Shishimarin. "En el camino, mientras conducíamos, vimos a un hombre. Estaba hablando por teléfono y dijo que nos entregaría", prosiguió.

Shishimarin detalló que otro soldado ruso que viajaba en el mismo coche -que según él no era su comandante y al que llamó un soldado "desconocido"-, le dijo que disparara.

"Empezó a decir en tono contundente que debía disparar", declaró ante el tribunal. "Me dijo que si no lo hacía podría ser peligroso. Le disparé a corta distancia y lo maté", confesó.

Vestido con una capucha gris y azul, el soldado miraba hacia el suelo con la cabeza apoyada en la caja de cristal de la defensa donde se encontraba, mientras Katerina Shelipova declaraba sobre la muerte de su marido.

La agencia AFP detalló que hoy comenzaron, además, otros dos juicios a soldados rusos. (F/AT)


Te puede interesar