Netflix | "No miren arriba": una propuesta tremendista con Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence

Cultura - Cine 23 de diciembre de 2021 Por CdA Digital

no_miren_arriba_foto_prensa
"No miren arriba" Foto: Prensa

El premiado cineasta estadounidense Adam McKay estrena mañana a través de la plataforma Netflix “No miren arriba”, filme de humor negro que, a través de los protagónicos de Leonardo DiCaprio y Jennifer Lawrence en los roles de dos astrónomos que descubren un asteroide que se dirige a la Tierra con consecuencias fatales para la humanidad, esboza una inteligente crítica social y política sobre los fenómenos negacionistas contemporáneos.

McKay, reconocido por su trabajo como director en “La gran apuesta” (2015) -que le valió un Oscar a Mejor guión adaptado- y “El vicepresidente: Más allá del poder” (2018), suma un nuevo título a una trayectoria reciente caracterizada por la lente tragicómica con la que elige mirar y desmontar eventos y figuras de la política de su país que orbitan la corrupción, las crisis y la infamia.

Es que así como en la peculiar “La gran apuesta” explica los entretelones de la profunda crisis financiera del 2008 y en “El vicepresidente…” ofrece un retrato -encarnado por un genial Christian Bale- del repudiado Dick Cheney, en esta oportunidad el realizador se sitúa en un terreno muy contemporáneo que apunta contra el exceso de escepticismo y el estilo “trumpista” de ejercer el poder.


festival-de-los-valles-calchaquiesSalta | El Chaqueño, Los Tekis y Sergio Galleguillo estarán en el Festival de los Valles Calchaquíes

Para eso, McKay -otrora fiel socio del actor Will Ferrell en el terreno de la comedia- convocó nuevamente a un elenco de aclamadas estrellas de Hollywood para dar vida a esta trama que pregunta a gritos por la supervivencia del sentido común y la sensatez.

Ahí encabezan DiCaprio y Lawrence, ganadores del Oscar, como el doctor Randall Mindy y su alumna, Kate Dibiansky, quienes durante su trabajo en un observatorio hallan un cometa del tamaño del monte Everest que, según sus cálculos, impactará en el planeta Tierra en sólo seis meses.

Entre la desesperación existencial natural frente a semejante descubrimiento, la historia se dispara con un ritmo frenético mientras la dupla de investigadores, con la compañía del doctor Oglethorpe (Rob Morgan), hacen lo imposible por instalar el tema y darle una oportunidad a la humanidad de prepararse para la catástrofe.

En ese desenvolvimiento de los hechos, el relato abre dos frentes en los que los protagonistas y su precario grupo de seguidores y seguidoras dan la batalla: el político y mediático, dos fuertes contrapesos en la misión de convencer a la ciudadanía de la inevitable colisión.


formulario_unico_de_denuncias_pbaBuenos Aires | La Provincia presentó nuevo formulario único para denuncias por violencias de género

En primer lugar aparece otro nombre propio de la industria, como la legendaria Meryl Streep, en el papel de Janie Orlean, la presidenta de los Estados Unidos, quien con su hijo-jefe de Gabinete, Jason (Jonah Hill), conforman una mímica entre burlona y triste de los gobiernos de derecha y del uso de los temas relevantes y críticos para el futuro de la sociedad solamente en beneficio electoral o para ocultar escándalos.

Se trata de una postura que no sorprende por parte de McKay, un demócrata militante de las candidaturas del socialista Bernie Sanders en sus intentos por llegar al Ejecutivo en 2016 y 2020, que en la misma línea hace lugar en el filme para el rol de los medios, un tópico discutido desde tiempos inmemoriales pero más aún desde el surgimiento de las fake-news a nivel global.

El asunto es trasladado a la pantalla grande por Cate Blanchett y Tyler Perry, transformados en un dúo estereotípico de conductores de The Daily Rip, un programa matutino muy lavado y que busca ponerle una sonrisa hasta a las noticias más terribles, en el que el doctor Mindy y Dibiansky dan su primer paso público en la misión por llamar la atención del público sobre el fatídico asteroide.

La falta de respuestas coherentes y la indiferencia por parte del primer y el cuarto poder consuma su carácter de sinrazón cuando el gobierno estadounidense decide dar marcha atrás con el lanzamiento de una nave -tripulada por un heroico astronauta en forma de sacrificio humano, interpretado por un simpático Ron Perlman- que chocaría contra la amenaza para desviarla de su curso.

En cambio, la nueva propuesta de las autoridades es unirse con Peter Isherwell (Mark Rylance), un multimillonario que recuerda sospechosamente a otros gurús tecnológicos como Steve Jobs o Elon Musk y que planea volar en pedazos "recuperables" el asteroide para sacarle un rédito económico, tras conocer que está compuesto por codiciados minerales que no abundan en la Tierra.

Con su cínica perspectiva sobre la escasez de seriedad y la banalización que son capaces de producir las redes sociales frente a problemáticas fundamentales para la humanidad, la cinta no se limita a hacer una ácida caricatura del contexto mundial sino que ofrece también un anclaje más humano y sensible en el relato a través del devenir personal de los protagonistas.

Sin apelar al golpe bajo ni a momentos dramáticos típicos del cine catástrofe, "No miren arriba" construye una contracara de la desidia que representa el comportamiento de quienes saben que todo está perdido, aún sosteniendo la importancia de la amistad, la familia y la convicción de pelear, más allá del resultado. (F/AT)


Te puede interesar